.noche estrellada

 

Akageno Saru. Noche estrellada,2012. (Dibujo)

(Credit: Akageno Saru)
“Y fue a esa edad… Llegó la poesía
a buscarme. No sé, no sé de dónde
salió, de invierno o río.
No sé cómo ni cuándo,
no, no eran voces, no eran
palabras, ni silencio,
pero desde una calle me llamaba,
desde las ramas de la noche,
de pronto entre los otros,
entre fuegos violentos
o regresando solo,
allí estaba sin rostro
y me tocaba.

Yo no sabía qué decir, mi boca
no sabía
nombrar,
mis ojos eran ciegos,
y algo golpeaba en mi alma,
fiebre o alas perdidas,
y me fui haciendo solo,
descifrando
aquella quemadura,
y escribí la primera línea vaga,
vaga, sin cuerpo, pura
tontería,
pura sabiduría
del que no sabe nada,
y vi de pronto
el cielo
desgranado
y abierto,
planetas,
plantaciones palpitantes,
la sombra perforada,
acribillada,
por flechas, fuego y flores,
la noche arrolladora, el universo.

Y yo, mínimo ser,
ebrio del gran vacío
constelado,
a semejanza, a imagen
del misterio,
me sentí parte pura
del abismo,
rodé con las estrellas,
mi corazón se desató en el viento.”

-Pablo Neruda (Memorial de Isla Negra,1964)

(gracias Itaca)

Sweet Surrender (Imagen encontró poema)

Belleza de poema

LA POESÍA NO MUERDE

Sweet surrender, Gabi Dakoff, https://mariposadel67.wordpress.com/ Sweet surrender, Gabi Dakoff, https://mariposadel67.wordpress.com/


Brumas de colores llenan mis ojos de bellas siluetas,

borrosas figuras desdibujan tu piel,

en finas líneas de ternura que me atrapan en una rosa de suave seda,

llena de dulce amor de canela y fresa.

Suaves roces en tu piel,

llenan mis sentidos de indescriptibles sensaciones,

como si de un poema de Neruda grabado en braille se tratara,

que llena mi corazón de un profundo bienestar.

Abstractas líneas que esconde la estructura escultural de ese cuerpo,

que envuelve y protege a ese ser que te conforma,

a esa mente que me devora los sentidos con su mera presencia y me desarma

dejándome sin argumentos para rebatir tu amor.


Poema: Antonio Caro Escobar (Villanueva de la Serena, Badajoz)

Imagen: Gabi Dakoff (Argentina)https://mariposadel67.wordpress.com/

Ver la entrada original

.capricornianos, unidos para reclamar que no les roben un regalo

 

 

Pocas fechas hay peores para llegar a este mundo que las fiestas. Nacer cerca de Navidad y Año Nuevo es un karma. Y si alguien lo saben bien son ellos, los capricornianos. El signo del zodíaco que se está uniendo a través de las redes sociales para realizar reclamos básicos a través de un curioso sindicato.


Apa, qué grupete.

“Los nacidos entre el 22/12 y el 20/01 decimos: un pan dulce no es una torta y un regalo de Navidad no es un regalo de cumpleaños. Unidos nos quejamos más”, plantean desde un grupo en Facebook. No es pavada: ya son más de 12 mil personas las  que sufren juntas, ahora ya no en silencio.


¿Cómo se definen? “Responsables, amantes del orden y el trabajo, tercos, reservados, pesimistas, autoexigentes, metódicos y justicieros”. Aditen: “Una cabra nunca olvida, así que no la traiciones”. Y hasta seducen:  En la cama, muy apasionados, pero eso hay que ganárselo ya que nos cuesta entrar en confianza”. Resumen: “Este es uno de los signos más estables del zodíaco”.

Y hasta se animan a dar una serie de “mandamientos”. Acá van algunos:


 




Se asumen “víctimas” de “la tiranía de Papá Noel”, que logra quitarle brillo a sus cumpleaños. Dicen que son el signo que más “Che, feliz cumpleaños atrasado” recibe. Y también tiene más ausencias en sus fiestas, porque están todos festejando algo más o yéndose de viaje.


Ah y no se les vaya a ocurrir pretender sumar más gente que no sea de Capricornio, por favor:


 

.perfumes, besos, alas

.perfumes,besos, alas

“Oh escondido panal.
Hay una fuerza oscura
que nos llama.
Descalzos días
donde la miel se hizo
poco a poco.
Luces doradas que las horas velan.

Oh morada escondida.
Fuerza secreta
que empujó nuestros pasos,
que nos arroja al fuego
para arder vivos siempre.

En la pequeña habitación
la derretida cera
destilaba perfumes,
besos, alas.”

-Ángeles Mora

.con un trozo sobrante de Casiopea

Cassiopeia_H

Constelación de Cassiopeia (Casiopea), otra rica zona circumpolar atravesada por la Vía Lactea. Se puede observar el doble cúmulo de Perseo, abajo a la izquierda.

 

“Absurda la idea de que sólo puedes escribir sobre lo que te ha ocurrido.
(Lo pequeño, lo ínfimo que le ha ocurrido a ese cuerpo, a esa vida entre sus fechas),
Como si todo no te hubiera ocurrido, como si
Hubiera una tarde que no cayera para ti,
Como si todos los imperios destruidos, aventados por los desiertos, devorados
por las selvas,
No hubieran conducido hasta ti;
Como si el más lejano astro, extraviado al borde del universo,
Y también los astros que hoy ya no existen,
Y las nebulosas pensativas,
No hubieran trabajado, sabiéndolo o sin saberlo,
Para ti, para este instante, para este poema
Que se escribe gracias al aliento exhalado por Miranda o por Jenofonte,
Con un trozo sobrante de Casiopea.”

-Roberto Fernández Retamar

.como una flor cuando respira despacio

 .como una flor cuando respira despacio

1
“Ahí está esa forma, negra como la entrada a una cueva.
Un deseo brota de su garganta
como una flor
cuando respira despacio.
¿Qué significa el mundo
para vos si no podés confiar
que siga brillando cuando
no estés ahí? Y ahí
hay un árbol caído hace tiempo;
una vez las abejas fueron a él, como una procesión
de mensajeros, y lo llenaron
de miel.
2
Le dije al pajarito que sacaba su corazón
cantando en el verde pino:
pequeño deslumbrador,
pequeña canción,
pequeño bocado.
3
La forma se levanta del pasto aplastado.
Gruñe hasta que lo vemos. No hay medida
para la confianza en el fondo de sus ojos-
no hay cómo hablar
de la flexibilidad de sus hombros cuando gira
y bosteza.

Cerca del árbol caído
algo – una hoja que se suelta con un chasquido
de la rama y que viene cayendo – trata de llamarme
hacia su trampa de atención.
4
Me lleva
hacia su trampa de atención.
Y cuando giro nuevamente, el oso ya no está.
5
Miren, ¿no ha sentido ya mi cuerpo
como siente el cuerpo de una flor?
6
Miren, quiero amar este mundo
como si fuera la última oportunidad que jamás tenga
de estar viva
y conocerlo.
7
Algunas veces, a fines de verano, no toco nada, ni
las flores, ni las moras
al borde de los matorrales; no tomo
de la laguna; no nombro los pájaros ni los árboles;
no murmuro mi propio nombre.
Una mañana
el zorro bajó la colina, destellando y seguro,
y no me vio – y pensé:

así que esto es el mundo.
No estoy en él.
Es hermoso. ”

-Mary Oliver

 

.aroma eterno

.aroma eterno

 

“El mar arrogante que nos embiste…
El aullador viento que no resiste
más allá de lo que nosotros asumamos
que debamos asumir…
Y la rosa, en su tocado sutil y poderoso
similar al de la alondra que en su vuelo,
sobre ese mar y bajo ese cielo,
nos pretende sugerir, que por encima de esa rosa
sólo aguanta más allá de su color una sola cosa…
El perfume de lo que soñó ser,
en ese porte que la adorna con el traje casi invisible
de una flor respetada reverente por el viento
entre las hierbas del jardín.
Nobles los espíritus que en su disfraz
de mar y viento, atienden sólo al destino cierto
de que en este mundo de traslúcidos espejos,
aspirar nada más podemos
a tras nosotros y nuestro ausentes al fin pasos,
dejar ese perfume que al aspirarlo aroma sea por vocación eterno.”

-Lottar

 

Al niño que habita en cada uno, les ofrezco, una flor perfumada…

Gabi

.dos poemas escogidos

.dos poemas escogidos

Oréade

Mar, agítate.
Agita tus pinares puntiagudos,
lanza tus enormes pinos sobre
nuestras rocas;
echa tu verdor sobre nosotros,
cúbrenos con un fangal de abeto.

Jardín

I

Tú eres clara, rosa,
tallada en roca, dura
como tormenta de granizo.

Podría escarbar el color
de los pétalos como
tinte desaguado de una roca.

Si pudiera quebrantarte
yo podría quebrantar un árbol.

Si pudiera sacudir
si pudiera quebrantar un árbol,
yo podría quebrantarte.

II

Oh viento, desgarra el calor,
raja el calor,
desgárralo en jirones.

La fruta no puede caer
con este aire tan denso.
No puede caerse al calor
que estruja y desnariga
las puntas de las peras
y redondea las uvas.

Corta el calor,
labra sobre él
deshaciéndolo a ambos lados
de tu camino.

-H.D. (Hilda Doolittle). ( Collected poems 1912 – 1944, New Directions Books, 1983)

.naturaleza

.naturaleza

“Para estar en soledad, un hombre debe apartarse tanto de su habitación como de la sociedad. Yo no estoy solo mientras leo y escribo, por más que no haya nadie conmigo. Pero si un hombre quiere estar solo, que mire las estrellas. Los rayos que vienen de esos mundos celestiales van a separarlo de lo que toca. Uno podría pensar que la atmósfera se volvió transparente con este propósito: el de darle al hombre, en los cuerpos celestiales, la perpetua presencia de lo sublime. Vistas en las calles de las ciudades, ¡qué grandes son! Si las estrellas aparecieran una noche dentro de mil años, ¡de qué manera los hombres creerían, adorarían y preservarían por muchas generaciones el recuerdo de la ciudad de Dios que se les mostró! Pero cada noche salen estas enviadas de la belleza e iluminan el universo con su sonrisa de amonestación.

Las estrellas despiertan cierta reverencia porque, por más que estén siempre presentes, son inaccesibles; pero todos los objetos naturales dan una impresión parecida siempre que la mente esté abierta a su influencia. La naturaleza nunca se presenta bajo una apariencia mezquina. Ni tampoco el sabio violenta su secreto, perdiendo curiosidad al encontrar toda su perfección. La naturaleza nunca es un juguete para el espíritu sabio. Las flores, los animales, las montañas, reflejan la sabiduría de su mejor hora tanto como deleitaron la simplicidad de su infancia.

Cuando hablamos de la naturaleza de esta manera, tenemos un definido y sin embargo poético sentido en mente. Nos referimos a la integridad de las impresiones que tenemos a partir de múltiples objetos naturales. Es esto lo que diferencia el pedazo de madera del leñador, del árbol del poeta. El encantador paisaje que vi esta mañana está indudablemente hecho de veinte o treinta granjas. Miller es dueño de este campo, Locke de aquél y Manning del de más allá. Pero ninguno de ellos es dueño del paisaje. Hay una propiedad en el horizonte que ningún hombre posee sino aquél cuyos ojos pueden integrar todas las partes, es decir, el poeta. Ésta es la mejor parte de las granjas de estos hombres, cuyos títulos de propiedad sin embargo no les dan ningún título.

En verdad, pocos adultos pueden ver la naturaleza. La mayoría de las personas no ven el sol. Como poco, tienen un modo de ver muy superficial. El sol ilumina sólo el ojo del hombre pero brilla dentro del ojo y del corazón del niño. El amante de la naturaleza es aquél cuyos internos y externos sentidos están todavía verdaderamente conectados uno con el otro; aquél que retuvo el espíritu de la infancia incluso en la adultez. Su relación con el cielo y la tierra se vuelven parte de su alimento diario. En presencia de la naturaleza, un salvaje placer corre dentro del hombre, a pesar de la pena real. La naturaleza dice: Él es mi criatura, y más allá de todas sus impertinentes penas, estará contento conmigo. No sólo el sol o el verano sino todas las horas y estaciones rinden su tributo al placer porque cada hora y cambio corresponde y autoriza a un diferente estado mental, desde un mediodía que te deja sin aliento hasta una lúgubre medianoche. La naturaleza es un marco que encaja igual de bien en una pieza cómica o triste. Con buena salud, el aire es un licor de increíbles virtudes. Cruzando un espacio abierto, en charcos de nieve, al atardecer, debajo de un cielo nublado, sin tener en mis pensamientos ninguna ocurrencia particularmente afortunada, he disfrutado de una perfecta euforia. Me pongo contento hasta el borde del miedo. En los bosques también un hombre se saca años de encima, como la serpiente su piel, y en ese momento cualquiera de su vida, es un niño siempre. En los bosques, es perpetuamente joven. Dentro de estas plantaciones de Dios, reinan un decoro y una santidad, un festival perenne se prepara y el invitado no ve cómo podría hartarse de esto ni en miles de años. En los bosques volvemos a la razón y a la fe. Ahí siento que nada puede sucederle a mi vida—ninguna desgracia, ninguna calamidad (dejando de lado mis ojos) que la naturaleza no pueda reparar. Parado en la tierra desnuda, — mi cabeza bañada por el aire despreocupado y levantada hacia el espacio infinito — todo egoísmo mezquino desaparece. Me convierto en un ojo, un transparente globo ocular; no soy nada; lo veo todo; las corrientes del Ser Universal circulan en mí, soy parte o partícula de Dios. El nombre del amigo más cercano suena muy extraño y accidental: ser hermanos, ser conocidos, — amo o esclavo, es entonces algo insignificante y que me altera. Soy el amante de desbordante e inmortal belleza. En la selva encuentro algo más querido y natural que en las calles o pueblos. En el paisaje tranquilo, y especialmente en la distante línea del horizonte, el hombre ve algo tan bello como su propia naturaleza.

El mayor placer que los campos y los bosques proveen, es la sugerencia de una oculta relación entre el hombre y las plantas. No estoy solo y soy reconocido. Me ven y asienten con la cabeza y yo hago lo mismo. El movimiento de las ramas en la tormenta es nuevo y antiguo para mí. Me toma por sorpresa y sin embargo no me es desconocido. Su efecto es como el de un pensamiento sublime o el de una intensa emoción que me llega cuando consideraba que estaba pensando y siendo justo o haciendo bien.

Pero es cierto que el poder de producir este placer no reside en la naturaleza sino en el hombre, o en la armonía de ambos. Es necesario usar estos placeres con gran moderación. Porque la naturaleza no siempre está vestida de fiesta, y la misma escena que ayer transpiraba perfume y relucía como el jugueteo de las ninfas, hoy está bañado de melancolía. La naturaleza siempre viste los colores del espíritu. Para un hombre que trabaja en medio de la calamidad encuentra en el ardor de su propio fuego tristeza. Así, hay una clase de desdén del paisaje que siente aquél que perdió a un amigo. El cielo es menos grande a medida que se cierra sobre una población que lo considera de poco valor. ”

-Ralph Waldo Emerson ((Massachusetts, EEUU, 1803 – Massachusetts, EEUU, 1882)

 

 

.escribir en soledad

.escribir en soledad

 

“El único inconveniente de escribir es estar solo. La fase de la escritura. La fase de la buhardilla solitaria. En la imaginación de la gente, eso es lo que distingue a un escritor de un periodista. El periodista, el reportero, siempre anda con prisas, de caza, reuniéndose con gente y recogiendo datos. Preparando una historia. El periodista escribe en compañía de otra gente y siempre con plazos de entrega. Rodeado de gente y con prisas. Es una actividad emocionante y divertida.
El periodista escribe para conectarlo a uno con el mundo de afuera. Es un conducto.
Pero un escritor escritor es distinto. Alguien que escribe ficción es alguien -o eso imagina la gente- que está solo. Tal vez porque la ficción parece conectarlo a uno solamente con la voz de otro individuo. Tal vez porque leer es algo que hacemos a solas. Es un pasatiempo que parece separarnos de los demás.
El periodista investiga una historia. El novelista se la imagina.”
-Chuck Palahniuk (Error humano)

.la cometa aprende a volar

.la cometa aprende a volar

 

 

“Nunca podré hacerlo -dijo la cometa mirando
a las otras que volaban- .
Si intentara volar me caería”.

“Trata -dijo otra cometa- , trata y ya verás.”
La cometa pequeña se negaba.

La cometa grande cabeceó:
“Adiós, me voy” , y se elevó hacia
el tranquilo cielo.

La cometa pequeña sintió un escozor,
y temblando decidió echarse a volar.
Al principio temía y vacilaba,
pero poco a poco fué ascendiendo
a solas por el aire,
hasta que la cometa grande pudo ver
que la pequeña subía hacia ella.

¡Y cuanto orgullo sentía la pequeña
al volar con la grande lado a lado!
Allá abajo, entretanto, veía el suelo
y niños que se movían como manchas.

Se quedaron quietas en el aire alto,
donde sólo había pájaros y nubes.
“Soy tan feliz -dijo la pequeña-
he tratado, en vez de echarme atrás.”

Muchas virtudes de este mundo nacen de una
sencilla palabra:  “tratar” .
Tratar de hacer algo por primera vez requiere
valentía.  Tratar de nuevo, por otra parte,
requiere una virtud complementaria,
la perseverancia.”

-William J. Bennett (de El libro de las Virtudes.)

.dolor

.dolor

“Nunca podrás, dolor, acorralarme.
Podrás alzar mis ojos hacia el llanto,
secar mi lengua, amordazar mi canto,
sajar mi corazón y desguazarme.
Podrás entre tus rejas encerrarme,
destruir los castillos que levanto,
ungir todas mis horas con tu espanto.
Pero nunca podrás acobardarme.
Puedo amar en el potro de tortura.
Puedo reír cosido por tus lanzas.
Puedo ver en la oscura noche oscura.
Llego, dolor, a donde tú no alcanzas.
Yo decido mi sangre y su espesura.
Yo soy el dueño de mis esperanzas.”

-José Luis Martín Descalzo

 

.alguien aquí

.alguien aquí

“Vacío, silencio, soledad. Nada. Ausencia.
De algún modo el poema subyace, informe. La labor del poeta es hundirse en la cueva primigenia y alumbrar. Recorrer luego el estrecho pasadizo y rescatar a la idea de su sueño.
Se trata de ser lúcido en la ceguera. Internarse en la selva hasta perderse, esperar a que caiga la noche cerrada y, perdida toda noción de realidad, toda referencia espacial o temporal, abrir los ojos en la negrura, como el búho, y esperar. Y ver.”

-Ada Salas (Alguien aquí. Notas acerca de la escritura poética,2007)

.volver a los diecisiete

.volver a los diecisiete

 

“Volver a los diecisiete
después de vivir un siglo
es como descifrar signos
sin ser sabio competente.
Volver a ser de repente
tan frágil como un segundo,
volver a sentir profundo
como un niño frente a Dios,
eso es lo que siento yo
en este instante fecundo.

Se va enredando, enredando,
como en el muro la hiedra,
y va brotando, brotando,
como el musguito en la piedra,
ay, sí sí sí.

Mi paso retrocedido,
cuando el de ustedes avanza;
el arco de las alianzas
ha penetrado en mi nido
con todo su colorido,
se ha paseado por mis venas
y hasta las duras cadenas
con que nos ata el destino
es como un diamante fino
que alumbra mi alma serena.

Lo que puede el sentimiento
no lo ha podido el saber,
ni el más claro proceder
ni el más ancho pensamiento.
Todo lo cambia el momento
cual mago condescendiente,
nos aleja dulcemente
de rencores y violencia:
sólo el amor con su ciencia
nos vuelve tan inocentes.

El amor es torbellino
de pureza original;
hasta el feroz animal
susurra su dulce trino,
detiene a los peregrinos,
libera a los prisioneros;
el amor con sus esmeros
al viejo lo vuelve niño
y al malo solo el cariño
lo vuelve puro y sincero.

De par en par la ventana
se abrió como por encanto,
entró el amor con su manto
como una tibia mañana;
al son de su bella diana
hizo brotar el jazmín,
volando cual serafín,
al cielo le puso aretes
y mis años en diecisiete
los convirtió el querubín.”

-Violeta Parra

.las cartas escogidas de los grandes compositores- ante la adversidad V

.las cartas escogidas de los grandes compositores- ante la adversidad V

.Réquiem

“No puedo apartar de mis ojos la imagen de aquel desconocido.
Constantemente me viene a ver para pedirme, impaciente, que le entregue el trabajo. Yo sigo, porque componer me cansa menos que reposar, y porque ya no tengo nada que temer. Noto que esto se acaba, que me muero antes de haber podido disfrutar de mi talento. No se puede cambiar el propio destino, ni nadie puede decidir la medida de sus días Me tengo que resignar a lo que quiera la Providencia. Ahora ya sólo me queda acabar: éste es mi canto fúnebre y no debo dejarlo imperfecto.”

-W.A. MOZART
Viena, 7 de septiembre de 1791

Sigue leyendo

.las cartas escogidas de los grandes compositores- ante la adversidad II

.las cartas escogidas de los grandes compositores- ante la adversidad II

.la locura

Tras la frustración de una brillante carrera pianística por algo tan absurdo como un accidente causado por un artilugio diseñado para fortalecer los dedos, Robert Schumann parecía haber encontrado el éxito como compositor y, al fin, aquella felicidad por la que tanto había luchado junto a Clara. Sigue leyendo

.las cartas escogidas de los grandes compositores-amistades barrocas

.las cartas escogidas de los grandes compositores-amistades barrocas

Las muestras de amistad pueblan el fondo epistolar de cualquier ser humano. De entre la de los músicos, hemos escogido sólo una. La situación que describe tal vez provoque una sonrisa, pero vuelve a poner en evidencia la imcomprensión que despiertan en su entorno aquellas vidas que por una u otra razón escapan a las convenciones de su tiempo. Sigue leyendo